ELLAS

Permalink

¿QUÉ HARÍAS TÚ?

Para. Karyn Barriger

Miércoles 20 de Enero, 2010

NOEMÍ

¿QUÉ HARÍAS TU?

trigo

Noemí en un comienzo fue una mujer que se olvidó de tener fe, pero aún así Dios la amó y la bendijo ricamente. Al final de su historia ella terminó siendo amada y honrada.

Noemí era la suegra de Ruth, Ruth la amaba mucho y vio algo especial en Noemí por lo que decidió dejar su religión y tomó la suya. Aunque Noemí en un momento se puso negativa, Ruth decidió dejar todo y seguirla.

¿qué harías tú si tus hijos y esposo mueren y la única persona que te queda es tu nuera? ¿Y encima de todo necesitan comida?

CONTEXTO: este libro ha sido escrito durante la época de los jueces, es decir, no habían reyes. Algunos jueces fueron Sansón, Deborah, Josué. El motivo porque los israelitas pidieron reyes es porque ocurrían cosas malas socialmente hablando (jueces 17:6 y 21:25), la gente hacía lo que mejor le parecía.

El nombre Noemí significa agradable y encantadora. El nombre de su esposo es Elimélec que significa mi Dios es Rey. Eran una pareja bella, ambos creían a Dios. Sus hijos fueron: Majlón que significa débil o enfermo, seguramente era enfermo, y Qulión que significa languidecer.

Ellos vivían en Belén que significa casa de pan, este pueblito era famoso por la producción de trigo. Pero entró una época fuerte de hambruna que ésta familia decidió mudarse a Moab. Ellos escucharon que ahí había pan, tuvieron temor y se fueron. Fue una mala decisión. El problema de mudarse allá era que los moabitas eran rechazados por Israel debido a la opresión que hicieron a Israel, eran sus enemigos. Los moabitas no dejaron a Israel pasar por su pueblo cuando los ellos salieron de Egipto. Ahora los moabitas tampoco eran permitidos en Israel de alabar a Dios. Los moabitas vienen de un acto de incesto entre Lot y su hija. En esa época no era prohibido casarse con moabitas pero tampoco era algo bendecido.

Los hijos de Noemí se casaron con Orfa y Ruth, ambas moabitas, Orfa significa atrás de su cuello, adular, servatillo, beige. Y Ruth significa, amiga.

Noemí pierde a su esposo y luego a sus hijos, esto fue un choque fuerte para ella. No podríamos juzgar a Noemí de sus reacciones porque la perdida de una familia es un choque fuerte. Podemos entender su clamor, su llanto, su tristeza. Noemí no tenía a nadie en Moab, no tenía parientes. Ella se dijo que tal vez encontraría en Belén a algún pariente que pudiera redimirla, y además escuchó que en Belén de nuevo había pan. Ella y sus 2 nueras comenzaron a caminar hacia Belén. Noemí animó a sus nueras de regresar a Moab, ella no tenía nada en Belén, ni comida y hombres para casarlas. Ella quería ayudarlas a comenzar de nuevo. Orfa pensó en que era mejor regresar. Pero Ruth a pesar de no tener que hacerlo, decidió ayudar a su suegra, decidió acompañar a su suegra a un lugar desconocido, con gente desconocida, que no la veían bien por ser moabita, se arriesgó y por amor siguió a Noemí. Esta fue una decisión buenaza que hizo Ruth. Ella a pesar de haber perdido a su esposo tuvo la fuerza de seguir a su suegra.

Noemí jamás había pensado en regresar a su pueblo sin su esposo y sin sus hijos, este nunca había sido su plan. Quizás su familia no debió ir a Moab, que de hecho por esta decisión Ruth ahora es parte de la historia, pero en realidad lo cierto es que Dios usa TODO. Dios esta siempre orquestando todo en la vida de las personas. Noemí vivía bajo la ley. Ella era un cuadro ejemplo de Israel y de todo lo que Dios quería mostrar a su pueblo. Ella fue escogida y separa, redimida. Dios amaba tanto al mundo que escogió un pueblo para mostrar su amor a la humanidad. A Noemí que falló en muchas cosas, pero donde abunda el pecado sobreabunda la gracia.

Cuando tenemos un problema debemos correr a Dios, a la casa del pan, a Belén, Jesús es el pan, nuestra provisión.

Buscar una nación maldecida cuando hay problemas no es la solución, la solución siempre es ir hacia Dios.

Dios no mandó una época de hambre, Él permitió que haya hambre en ese momento. Dios no envía nada malo a nuestras vidas, él no hace eso, él trae buenas cosas, solo buenas cosas. Hay un enemigo, es verdad, pero también en muchos de los casos nosotras escogemos mal.

El plan de Dios para esas mujeres era que regresaran a Belén porque el Mesías tenía que nacer de Belén. Esto no fue una casualidad, este fue Dios moviendo cada circunstancia de estas mujeres para rescatarlas.

Ellas dos llegaron a Belén. Noemí aparentemente era muy respetada por el pueblo porque la gente estuvo feliz de verla de nuevo. Ella tuvo propiedades antes de irse que seguramente había perdido, y en esta época si el esposo moría la herencia iba a los hijos y si los hijos morían entonces la suegra y las hijas perdían todo, pero un pariente podía rescatarlas, o luego de 50 años podían esperar un jubileo. Noemí no tenía tanto tiempo para esperar, no tenia nietos, ni nada, su esperanza era un pariente.

Ella respondió al pueblo: “no me llamen Noemí sino Mara porque el Todopoderoso ha colmado mi vida de amargura, me fui con las manos llenas y he regresado con nada, no me llamen Noemí porque me ha hecho desechada el Todopoderoso.

El nombre que Noemí escogió para llamar a Dios fue El Shaddai, Dios todo poderoso. Ella dijo que ese Dios estaba contra ella, pero la verdad eso no es bíblico, o ella no conocía bien a Dios o se olvidó de quién era su Dios. Ella refleja la naturaleza del ser humano echándole la culpa a Dios de todo. Todo el dolor que ella experimentó representa a una persona fuera del pacto de Dios. Tal vez ella vivió demasiado en Moab. Muchas veces siendo hijas de Dios no vamos a Belén, la casa del pan, a buscar provisión.

La verdad es que Dios estuvo mostrando mucha misericordia a ellas aunque Noemí no se daba cuenta. La clave de la vida es recordar, el recordar lo que ha hecho Dios por ti, versículos bíblicos, los milagros en otros, etc.

Jeremías 29:11 dice: “los pensamientos de Dios son buenos, llenos de paz y no de maldad para darte un futuro lleno de esperanza.”

Un optimista no ve las circunstancias, una persona de fe ve las circunstancias pero sobre eso mira a Dios y cree en él y cree que sus promesas son para ella misma. Efesios. 5:20, dificultades en la vida son inevitables, pero hay una forma de cómo soportar estos tiempos. No debemos quitar los problemas de la vida sino afrontarlos. Así la fe aumenta. El buscar ver que la mano de Dios esta en todo, creamos o no Dios es el Señor del universo. Tenemos que escoger considerar que todo lo que toca nuestras vidas es Dios trabajando o por lo menos puede trabajar y volverse para bien.

Debemos aprender:

1.    Buscar la mano de Dios, está ahí por todos lados.

2.    Cree que Dios obra en nuestras vidas. En todo lo que experimentamos, Dios está obrando.

3.    Confía que Dios trabaja y hace que todo sea para tu bien. Romanos 8:28.

Posted on
  1. ellascaminodevida posted this